.....

Humor “inteligente”, “mordaz”, “vibrante” han sido solo unos de los tantos calificativos que han descrito esta maravillosa pieza original de nuestra venezolana Indira Páez y acreedora del Premio Municipal de Teatro 2002. Cargada de una verdad dramática que traspasa fronteras, de un sarcasmo delicioso acerca de temas tan universales como el amor, el desamor, la supervivencia, la incomunicación y las relaciones de pareja.

“Crónicas Desquiciadas” es una de esas piezas que logra captar la atención del público de principio a fin para permitirles reírse de su realidad para luego llevarse un dulce sabor a reflexión.  Esta obra  llena de cotidianidad está estructurada en diez monólogos cargados de sarcasmo, centrados en desquiciadas historias que terminan por ser divertidas por los convincentes personajes que las encarnan, aunque son seres desesperados.

Diez Crónicas Desquiciadas, que suben a la palestra como manifiestos sinceros de la insoportable insatisfacción femenina, del hombre odiante, para permitir la venganza de la Mujer Maravilla. Con gran humor, yo vomito, tu vomitas, el vomita de la risa, por culpa del sexo, sexo, sexo, disfrutado discretamente por  una pareja feliz. Y, a fin de cuentas nos hacen preguntarnos ¿Y... si fuéramos infieles? Ninguno de los intérpretes podrá gritar vete de mi por temor a un día que me olvides para demostrar que ni con ellos - ni con nosotros- se equivocó la cigüeña.